lunes, 15 de junio de 2015

Una buena acción siempre es devuelta

Buenos días ¿Cómo ha ido el fin de semana? Yo estupendamente. Un poquito de todo...asíque con las pilas cargadas a tope afrontamos nueva semana
Hoy quisiera compartir un articulo con vosotr@s que leí el otro día y me gusto mucho. Espero que os guste.

'Un día en el apartamento de una dama floreció un cactus; hasta ese momento ese cactus había estado prácticamente abandonado al borde de una ventana y de repente, floreció. ¡Qué extraño que crean que soy una amargada! — pensó la dama. Eso no es verdad, los cactus no florecen en casa de los amargados.

De camino al trabajo y pensando en su cactus florecido la señora pisó por error a un hombre que iba cerca de ella en el metro, y cuando él le reclamó, ella no le grito palabras ofensivas (como siempre solía hacerlo con las personas en el metro) sino que lo miró y le sonrió diciéndo

—Perdóneme por favor, no tenía de dónde agarrarme, si quiere píseme y quedamos iguales.

El hombre se tragó lo que tenía pensando decirle, y luego, al bajar del metro en la estación que necesitaba compró un periodico; en vez de insultar a la vendedora por haberse equivocado al darle el cambio, le dijo:

—No es nada, cuénte el dinero otra vez, por favor. Por las mañanas tampoco me va bien con las matemáticas.
La vendedora, que no esperaba semejante reacción, se sintió bien y rato más tarde le regaló dos revistas del mes pasado y una pila de periódicos viejos a un anciano que era cliente frecuente y a quien le gustaba mucho leer la prensa pero siempre compraba el diario más barato porque no le alcanzaba para más. Está claro que la mercancía que no se vende debe ser inventariada pero las reglas pueden ser burladas de vez en cuando.
El anciano feliz llegó a su casa con las revistas y los periódicos. Al encontrarse a la entrada del edificio con la vecina de arriba, no le hizo el escándalo de costumbre con respecto a su hijo mayor que solía correr en el apartamento y no lo dejaba dormir; mejor la miró y le dijo:
—¡Pero cómo ha crecido su hija! No sé a quién se parece más, a usted o a su marido, pero se nota que va a ser una belleza.
La vecina asombrada se despidió, llevó a la niña al preescolar y se fue a su trabajo como recepcionista de una clínica pública. Decidió no gritarle a la viejecita que había pedido la cita para un día después y llegó sólo 24 horas antes; en lugar de eso le dijo:

—No se sienta mal, yo también a veces me olvido de las fechas, espéreme aquí sentada y yo le pregunto al doctor si puede atenderla hoy.
La viejecita, ya en consulta con el médico no le pidió que le prescribiera las terapias que en realidad sabía que no le ayudarían, y por eso no tuvo necesidad de amenazarlo con denunciarlo ante todos los entes posibles y de paso amargarle el día; ella suspiró y le dijo —"Doctor ¿sabe qué? mejor recéteme algo para el dolor y que otra persona tome las terapias, quizá a alguien le sirvan más, yo ya estoy vieja. Disculpe usted que cada vez vengo a molestarlo".

Cuando se dirigía a casa por la noche, el doctor recordó de repente a esa ancianita y sintió lástima por ella. Pensó que la vida con sus ires y venires pasa muy rápido, por eso decidió detenerse en el próximo supermercado, compró un ramo de flores, una pastel con rosas de crema y se dirigió hacia el otro lado de la ciudad. Llegó al edificio, subió al tercer piso y tocó a la puerta.
—Pensé que no tenía sentido andar peleando como si fueramos niños en una arenera. Te traje un pastel pero por error puse mi portafolio encima y se estropeó un poco, pero bueno, seguramente seguirá igual de rico. También te compré flores pero no me di cuenta que estaban un poco secas cuando las compré.

— No pasa nada, seguro que florecen otra vez, —respondió su mamá—. Sigue y te cuento: hoy me pasó algo muy simpático cuando me levanté por la mañana, imagínate ¡mi cactus había florecido! y.....'
Qué fácil parece ¿verdad? una sonrisa, una palabra amable ....un pequeño detalle que cambiamos por una palabra mal sonante, una contestación desafortunada....y nuestro ánimo cambia por completo. Valen pequeño detalles para cambiar nuestro día a día y el de los demás no hacen falta grandes obras...

Y hoy os dejo un look que utilice hace unos días para ir a la ofi. Con uno de los colores estrella de la temporada, el kaki. Me encanta como combina con el negro









Quisiera aprovechar para agradeceros vuestras fieles visitas y comentarios. Sin vosotros no tendría sentido.
Que paséis un feliz inicio de semana.
Besos,M.